• Vanessa Barcena

¿Cómo empezar?

Actualizado: jun 27

Principios Básicos, Espacios, Colores, Gustos y Necesidades........


El espacio

Para empezar, necesitamos obtener datos detallados de la habitación o sector que vamos a decorar.

Recuerda que: ubicar perfectamente bien el espacio, es fundamental, cuando vamos a decorar, ya que, a partir de los elementos físicos que lo componen empezaremos a trabajar.

En esta primera etapa, se prestará especial atención a cada una de las estancias. Observa y registra: las dimensiones del lugar, si existen escalones o desniveles, dónde están ubicadas las puertas y ventanas, dónde están las fuentes de luz natural, qué elementos de obra existen: armarios, sanitarios,

chimeneas, interruptores, si hay problemas de humedad, qué revestimientos hay en pisos y paredes, etc.

Conviene tomar medidas y elaborar un plano del lugar, ubicando ventanas, puertas y demás elementos del espacio. Anota todo lo que veas. Confecciona un plano simple con medidas y detalles. No hace falta ser arquitecto para trazar un plano; simplemente dibuja las paredes, marca los detalles, señala el ingreso de luz natural, la altura de las ventanas, puertas y otros elementos de obra.

Definir gustos y aspiraciones personales

Podríamos definir la decoración como el proceso de crear ambientes, a la medida de quienes lo habitan o frecuentan.

Para elaborar un proyecto decorativo necesitamos tener en cuenta cuestiones referentes a nuestra personalidad y anhelos: cómo somos, qué esperamos del espacio físico, qué nos hace sentir bien, cuales son nuestros gustos personales, nuestras aspiraciones, hobbies, actividades o cualquier otra cuestión relacionada a nuestra manera única de elegir la vida.

La decoración no se trata sólo de elementos estéticos, también se basa en el compromiso con nuestra calidad de vida, nuestro bienestar, anhelos y expectativas.

Pregúntate qué colores te inspiran, qué objetos te gustan, qué estilo es más afín a tu personalidad. Si, por ejemplo, se tratará de un dormitorio: ¿Desearías una cama mas grande que la actual? ¿Disfrutas de ver televisión todas las noches? ¿Esperas compartir el cuarto con alguien más? De esta manera, vamos obteniendo pistas sobre lo que deseamos para esta habitación o sector en particular.

Definir usos y necesidades especificas

El buen diseño de un espacio debe estar preparado para el uso que se le vaya a dar. Saber, por ejemplo: qué actividades se desarrollarán habitualmente allí, cuales son los usos que hace la familia de él o las costumbres de los integrantes de la casa, qué necesidades físicas existen, cuales son las prioridades funcionales, etc.

Del uso que se haga de un espacio, y de nuestras necesidades en él, dependerá gran parte de las decisiones prácticas y decorativas.

Recuerda que una habitación bien decorada pero sin una óptima funcionalidad es una habitación mal resuelta.

Los elementos de la decoración

Hemos llegado al último paso en la preparación del proyecto. Ahora estamos en condiciones de empezar a definir los elementos que componen la decoración.

A continuación, ofrecemos un listado con todos ellos.

  • El espacio y su distribución. Ubicar las masas (muebles, objetos y elementos decorativos) dentro del espacio, tomando en cuenta el flujo de la circulación

  • El estilo decorativo

  • La paleta de colores

  • La selección de texturas a utilizar en muebles, superficies y complementos. (Entendemos por texturas a la calidad o aspecto físico de cualquier material empleado en la decoración, ej. satinado, rugoso, mate, etc.)

  • Revestimientos de paredes y pisos

  • Muebles, objetos y complementos de la decoración

  • Iluminación artificial



WhatsApp.png